Cuidado de las pestañas

Al igual que nos cuidamos la cara con cremas y el estado de nuestro pelo con mascarillas y champús específicos. Las pestañas son un elemento más de nuestro rostro que requiere un cuidado especial. Ya que son delicadas por estar compuestas de escamas de queratina que aportan elasticidad y resistencia. Pero en el momento en que a nuestro organismo le falta algún nutriente o vitamina se debilitan y caen. Sufre por igual con los rayos del sol que pueden resecarlas incrementando su porosidad, por eso es bueno reforzar su estructura para que se vean más abundantes, fuertes y curvadas.

Su función principal no es embellecer nuestra mirada, sino proteger a nuestros ojos de agentes extraños que puedan introducirse y dañarlos o ensuciarlos. También filtran la luz con lo que facilitan la visión.

A pesar de todos los comentarios, las pestañas se renuevan, se caen, se rompen y crecen, pero no tan rápido como el pelo. Aproximadamente aguantan cuatro o cinco meses. En cada ojo encontraremos casi 300 pestañas; 200 en el párpado superior y 80 en el inferior. Su longitud media está entre 7 u 8 mm. Nunca se te ocurra cortarlas pensando que crecen más rápido porque no es así.

En cuanto a su color depende de la genética, los pigmentos de melanina (color de piel) pero no tanto de tu color de pelo.

Existen tres tipos de pestañas:

  1. Espesas y arqueadas: Son las que no necesitan ser rizadas ni maquilladas, ya que por naturaleza parecen estarlo.
  2. Normales: Si necesitan del rizador pestañas y de la máscara para dar un aspecto atractivo.
  3. Escasas y débiles: requieren de un cuidado específico que las fortalezca. Necesitan mayor atención.

Maquillaje de pestañas

En los años 60 comenzó al auge de las pestañas largas, negras y curvadas. De la mano de la mini falda y de Twiggy causó furor entre las mujeres de todo el mundo. Dando un aspecto muy femenino y sexy que ha llegado a nuestros días y parece quedarse.

El secreto del éxito de tener unas bonitas pestañas es que consiguen que los ojos parezcan más grandes y expresivos.

Actualmente en el mercado se puede encontrar gran variedad de máscaras; waterproof, que curvan hasta el infinito, que las multiplica, las que dan más volumen… Una gran oferta en la que es difícil saber por cuál decantarse.

Desmaquillar las pestañas

Es tan importante como desmaquillar la piel. Las pestañas también deben respirar. La diferencia es que desmaquillarlas debe ser más minucioso y delicado para no dejar ningún resto de máscara que las termine quebrando y rompiendo. Y tampoco se debe restregar el ojo porque podemos, sin querer, arrancarnos alguna. Para que no nos ocurran estas cosas podemos comprar desmaquillantes de pestañas que reparan en todos estos pasos y son más suaves por lo que no irritan el ojo.

 

Cuidados caseros para tus pestañas:

Manzanilla:

Perfecto si quieres aumentar su flexibilidad y salud.

Empapa dos discos de algodón en manzanilla tibia. Repítelo una vez por semana.

Vaselina:

Para conseguir unas pestañas bonitas y espesas. Aplícatelo antes de acostarte, notarás los resultados.

Aceite de Almendras:

Fortalecerás tus pestañas si te lo das con cuidado todas las noches.

 

Consejos para las Pestañas:

– Cuando utilices tu rizador, recuerda hacerlo antes de aplicar la máscara y rízalas en el tercio de la pestaña nunca en la raíz ya que pueden cortarse o caerse.

– Olvídate de las máscaras waterproof para utilizarlas a diario, ya que son muy complicadas de desmaquillar y no son delicadas con tus pestañas.

– Evita los grumos en tus pestañas. El secreto está en aplicarlo correctamente: primero desde la raíz con un movimiento en zig-zag hasta la punta de las pestañas y para terminar vuelve a pasar el cepillo quitando los posibles pegotes.

– Acuérdate de renovar tu máscara cada 6 meses ya que se seca y pierde sus propiedades.

– Si tus arrugas alrededor de los ojos han aumentado. Te invitamos a que pruebes una máscara en color marrón ya que la diferencia en el color es mínima pero dulcifica y rejuvenece los ojos.